Lidiando con la prueba de dolor, molestia y ansiedad

Nadie disfruta la extracción de sangre o el suministro de examen general de orina o heces, pero una prueba de laboratorio realizada en una muestra recolectada de tu cuerpo puede brindarle a tu médico información importante que puede ayudar a mejorar o mantener tu salud.

Un profesional de la salud utiliza pruebas de laboratorio por una variedad de razones, que incluyen la detección y el diagnóstico de afecciones y para guiar el tratamiento y determinar el pronóstico.

A veces, someterse a un procedimiento médico desconocido puede ser una experiencia tensa, perturbadora o incluso aterradora.

Si someterse a exámenes médicos te hace sentir ansioso, avergonzado o temeroso vale la pena que tomes en cuenta los siguientes consejos generales sobre cómo hacer que la experiencia de recolección de muestras sea menos estresante.

Resultado de imagen para cómo hacer un examen médico

  1. a) Lo primero: investiga qué es lo que se espera

Someterse a un procedimiento médico desconocido puede ser estresante cuando tu experiencia no coincide con tus expectativas. Saber lo que sucederá es una buena forma de mantener la compostura.

Comprender por qué se ordenó una prueba de laboratorio puede mejorar tu actitud y preparación para la prueba.

Estar bien preparado también te ayuda a sentirte más relajado y en control de la situación.

Pídele a tu médico o laboratorista que te explique los motivos de tu examen, cómo se realizará el examen y qué esperas aprender de él.

Aquí hay algunas preguntas que puedes hacer:

  • ¿Por qué debe hacerse esta prueba? ¿Cómo podría cambiar el curso de mi cuidado?
  • ¿Qué necesito saber o hacer antes del examen?
  • ¿Qué sucede durante y después de la prueba?
  • ¿Cuánto dolerá la prueba o será un inconveniente? ¿Cuáles son sus riesgos?
  • ¿Cuánto tiempo durará la prueba? ¿Cuándo estarán disponibles los resultados?
  • ¿Dónde debo ir para tomar el examen? ¿Hay un “buen” momento para programar la prueba?
  • ¿Cuáles son los resultados normales? ¿Qué significan los resultados anormales?
  • ¿Qué factores pueden afectar los resultados?
  • ¿Qué curso de acción puede ser el próximo, después de la prueba?

Tu médico es la mejor persona para buscar respuestas a estas preguntas, ya que estará más familiarizado con tu situación.

Por supuesto, las limitaciones de tiempo, tu comodidad para hacer preguntas y el simple hecho de olvidarte de hacer una determinada pregunta a veces obligan a los pacientes a buscar información en otra parte.

Afortunadamente, hay otras fuentes confiables a las que recurrir para obtener información adicional:

El científico, técnico o flebotomista del laboratorio médico también puede responder preguntas sobre cómo se recoge la muestra.

Sin embargo, es posible que esta persona no tenga la información necesaria para responder completamente tus preguntas sobre para qué sirve el examen, cómo se interpretan los resultados y qué sucede después.

Debido a que muchos pacientes hacen estas preguntas durante el procedimiento de muestreo, algunas instalaciones tienen libros o folletos sobre pruebas médicas disponibles como un recurso para el personal y los pacientes, así que no dudes en preguntar sobre los recursos disponibles para ti.

Otras fuentes de información, como sitios web, están disponibles en línea, al igual que una serie de servicios gratuitos, sin embargo, la mejor línea de comunicación sigue siendo tu propio médico.

No Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

shares