Cuando retienes agua puedes presentar alguno de estos tipos extensos que deben ser valorados

Muchos son los beneficios de consumir agua diariamente, comenzando por la hidratación ya que nuestro cuerpo está compuesto por el 60% de agua y requiere este vital líquido para realizar sus funciones.

Es por ello que debes contar con una fuente de agua confiable para tomarla diariamente y así cubrir tus requerimientos de este líquido.

En mi caso me he apoyado del servicio de agua a domicilio en DF que es donde vivo y puedo estar tranquila de que el agua que consumimos en casa es adecuada para mi familia y para mí.

Ahora bien, suele suceder (principalmente en los adultos) que observamos que el agua que llegamos a tomar como que no fluye de forma normal, esto es, observamos como que retenemos líquidos.

¿Cómo lo puedo identificar? Observando mis piernas, al notar mi estómago más abultado y como duro, y más rápidamente lo observas en tus dedos porque los anillos no te quedan.

Cuando alguno de estos síntomas está presente es que una razón sea que estás reteniendo agua en tu cuerpo.

Es por lo tanto importante que te observes y más aún que tomes medidas al respecto y una de ellas es visitar a tu médico para despejar algún problema de salud.

En este sentido, observamos que hay dos tipos extensos de retención de líquidos.

  • El primero es el edema generalizado que se caracteriza por hinchazones en todo el cuerpo.
  • El segundo es el edema localizado que afecta a partes particulares del cuerpo. Esta condición es más común en las piernas y los pies, y también puede afectar las áreas de la cara, las manos y los brazos.

Resultado de imagen para beber agua

Un tipo específico de edema localizado llamado linfedema es donde los líquidos se acumulan en una pierna o un brazo debido a una obstrucción en el sistema linfático (el segundo sistema circulatorio del cuerpo).

Esta condición puede ser heredada o puede ser el resultado de una lesión en los vasos linfáticos.

En este tipo de retención de líquidos, los síntomas consisten en fatiga severa, decoloración de la piel, extremidad hinchada y eventual deformidad del área afectada.

Los cuerpos de algunas personas también reaccionan mal a ciertos tipos de alimentos que tienden a aumentar la retención de agua.

La retención de agua también está relacionada con la deficiencia de proteínas, la anemia y el alto requerimiento de ingesta de vitaminas y suplementos.

Hay un tipo específico de dieta que se recomienda para la retención de agua que obliga al cuerpo a eliminar el exceso de líquido.

La retención de agua también puede ser el resultado de una afección médica que afecta órganos como el hígado, el corazón o los riñones.

Cuando un área del cuerpo no funciona correctamente, el cuerpo tiende a retener líquido en esa área del cuerpo.

El cuerpo se vuelve incapaz de eliminar el líquido adecuadamente cuando se presentan ciertas condiciones médicas.

Estar de pie durante largos períodos de tiempo hace que los líquidos se acumulen en las piernas, lo que aumenta la retención de agua.

Resultado de imagen para retención de agua

El clima cálido también puede conducir a la retención de líquidos porque el cuerpo es menos eficiente para eliminar líquidos del cuerpo.

Ciertos medicamentos también pueden causar retención de agua, especialmente la presión arterial alta y los medicamentos esteroides.

Entonces, cuando observes algunos de estos síntomas en tu cuerpo, es importante que visites a tu médico para valorar el porqué se está presentando tu situación.

Entre más rápido identifiques la causa, será más rápida la solución y podrás continuar hidratándote sin mayores problemas.

No Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

shares