Seguir una dieta que te brinde nutrientes y no te genere exceso de azúcar, tendrás los niveles de azúcar controlados si eres diabético

Una vez que tu médico te ha dicho que tienes diabetes, comienza la ruta hacia un cambio en tu estilo de vida para convivir de la mejor manera con esta enfermedad.

Si bien no son las mejores noticias, sí es importante que tengas claro que, manteniendo tus niveles de azúcar bajo control es posible evitar complicaciones severas y llevar por el contrario, una vida dentro de lo normal.

Entre el pie diabético, problemas en los ojos y el riñón, son de los que aquejan en mayor medida a las personas con diabetes.

Es por ello que el tomar tus medicamentos, hacer ejercicio y seguir una dieta que te brinde nutrientes y no te genere exceso de azúcar, será la mejor forma de contrarrestar los problemas.

  1. a) Las semillas de calabaza

Las semillas de calabaza son ricas en magnesio, fibra y ácidos grasos saludables. El cuerpo necesita magnesio para más de 300 procesos, incluida la descomposición de los alimentos para obtener energía.

Los estudios han sugerido que algunas de las macromoléculas en las semillas de calabaza pueden ayudar a controlar el azúcar en la sangre.

Los niveles bajos de magnesio son comunes en personas con resistencia a la insulina, que es una de las razones por las cuales ocurre la diabetes.

Por cada aumento de 100 miligramos por día en la ingesta de magnesio, el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 cae en alrededor del 15 por ciento.

Unos 28 gramos de semillas de calabaza contiene 168 miligramos de magnesio. Los adultos deben consumir entre 310 y 420 mg de fuente confiable de magnesio cada día, dependiendo de su edad y sexo.

Resultado de imagen para dieta sin azucar

Consejos

  • Cepilla las semillas de calabaza con aceite de oliva y hornea hasta que estén doradas y tostadas.
  • Espolvorea las semillas de calabaza en una ensalada.
  • Haz mantequilla de semilla de calabaza mezclando semillas de calabaza crudas enteras en un procesador de alimentos hasta que quede suave.
  1. b) Las fresas son ricas en vitaminas

Las bayas son una buena fuente de antioxidantes y también son sabrosas y fáciles de comer.

La fisetina, una sustancia contenida en las fresas, llega a prevenir las complicaciones renales y cerebrales en ratones con diabetes.

Algunos estudios han encontrado niveles bajos de vitamina C tanto en personas como en animales con diabetes, lo que sugiere que algún día la vitamina C puede desempeñar un papel en la reducción del riesgo de complicaciones.

Una taza (144 g) de fresas frescas enteras contiene 84.7 mg de fuente de vitamina C confiable y solo 44 calorías. Un adulto debe consumir entre 75 y 90 g de fuente de vitamina C confiable cada día, según la edad y el sexo.

Sin embargo, una taza de fresas también contiene poco más de 7 g de azúcar. Las personas con diabetes deben tener esto en cuenta en su seguimiento y evitar agregar azúcar a las fresas.

Consejos

  • Haz una ensalada de superalimento mezclando fresas, espinacas y nueces
  • Agrega fresas congeladas a un batido con leche y mantequilla de maní

No Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

shares